Un estudio de grabación con el iPad

Entre las muchas funciones que puede realizar este aparato, una de ellas es la de convertirse en un eficaz grabador portátil. Para que pueda utilizarse en estas labores, hacen falta dos cosas: un programa de grabación y un micrófono de calidad, o algún sistema para conectárselo. Por siempre existen ambas cosas, y a precios bastante moderados (para compensar, todo sea dicho, el poco moderado precio del iPad).
Programa.
Aunque hay varios programas disponibles, el que recomendamos, sin ninguna duda, es Auria, que dispone de dos versiones: una, sencilla, a unos 22 €, y otra, completa, que viene a valer el doble. En cualquiera de los dos casos, tal como están las cosas, nos parece bastante aceptable. Hemos probado la versión limitada, y nos ofrece cosas tan interesantes como:
  • 24 pistas en mono o estéreo.
  • Grabación en 24 bits.
  • Metrónomo.
  • Mesa de mezclas virtual muy cómoda.
  • Ecualizador paramétrico.
  • Compresor, multiefectos...
  • Automatización de la mezcla.
  • Y todas la funciones de edición que podamos encontrar en porra más equivalentes para ordenadores de sobremesa o portátiles.
  • Además, permite comprar accesorios tales como ecualizadores y otros añadidos de utilidad, aunque, con lo que incorpora, da mucho de sí, sin tener que gastar dinero extra. Esta disponible en la Apple store.



Arriba: vista del mezclador. Sólo se muestran los controles que necesitamos. Se pueden añadir hasta 24 pistas; centro: pantalla de masterización y ecualización; abajo: vista de edición de pistas.
Podemos constatar que el funcionamiento es sumamente fluido y agradable. Permite automatizar zonas concretas de grabación, com comienzo y final de grabación automáticos, así como muchas otras funciones útiles.
El resultado final es de gran calidad sonora, permitiendo exportar en diversos formatos de los habituales, y teniendo conexión directa con dropbox. Micrófonos. El micrófono que incorpora el iPad es suficiente para grabaciones del tipo recuerdo, o para asuntos de poca importancia, pero es claramente insuficiente para trabajos de grabación que requieren calidad alta. Por ello, lo primero que hay que conseguir es un micrófono bueno. Hemos tenido oportunidad de probar alguno de ellos. Uno, el iRig Mic. Se trata de un micrófono de condensador mono, que promete buena calidad de grabación, pero, en realidad, resulta ser muy deficiente, especialmente por el ruido de fondo que viene de serie con él. No lo recomendamos en absoluto. Lo comentamos aquí porque es uno de los micrófonos que más se recomienda para iPad y, en realidad, está muy lejos de ofrecer buena calidad. Tiene un precio de unos 50 €.

Otro de ellos es el Rode ixy, que es un pequeño micrófono estéreo que se conecta directamente al iPad, y que ofrece una excelente calidad de sonido. La única desventaja es que, al ir enganchado a la tableta, resulta difícil orientar lo adecuadamente para grabar la mayoría de instrumentos. En todo caso, es una excelente opción para tomas con un cierto carácter ambiental. Tiene un precio de unos 150 €. También sirve ara el iPhone.
Aunque no lo hemos podido probar, otra buena opción es el micrófono Blue Yeti, que se trata de un aparato de mucha calidad, con dos versiones, con nos precios de unos 140 y 250 € respectivamente (aproximadamente). Funciona con iPad y iPhone, aunque hay que utilizar dos accesorios: uno es el kit de conexión de cámara, que vale 29 €, y, otro, un conector de USB de esos que llevan su propia fuente de alimentación. Sin estos chismes, no funciona. De hecho, es un micrófono pensado para ser conectado directamente a un ordenador, con el que funciona sin más accesorios. Ni siquiera necesita controladores.






Finalmente, hemos probado el iDock de Alessis, que es un aparato en el que encaja, perfectamente, el iPad, y que permite conectar dos micrófonos, dispone de alimentación fantasma, controles de volumen y toma de auriculares, así como algunas otras opciones. Funciona con los iPads 1, 2 y 3. Es ligero y funciona muy bien. Vale unos 180 €. Resulta muy portátil, e incluye una bolsa de transporte. Desde luego, es una excelente opción, que combinada con Auria, permite obtener unos resultados excelentes.